MÉTODO CURLY

Tu cabello no es algo que te quites y lo guardes hasta una próxima vez….

Tu cabello te acompañará hasta el final.

¡Y nosotros también queremos hacerlo!

 

 

Conoce la verdad sobre el método Curly Girl

 

Todo un fenómeno actual pero su creadora, Lorraine Massey, lleva 20 años proporcionando información y guía a todas las personas con cabellos rizados.

Desde entonces, han salido cantidad de productos queriendo conseguir su cuota de mercado ofreciendo resultados magníficos, aunque no todos lo hayan conseguido.

Hablemos del “método” en si antes de hablar de “productos”….

Una de las afirmaciones de Lorraine es:

“No todos los rizos son iguales, ni siquiera en la misma persona.”

Partiendo de esa base, debemos evaluar primero las diferentes necesidades del rizo, por que…

¿Tienes el mismo rizo en la coronilla que en las sienes o nuca?

¿Tu rizo es igual de encrespado en la parte inferior de la nuca que en la parte exterior de la coronilla?

 

La mayoria de las personas, por no decir todas, dirán que no y es ahí donde empieza el método a hacer hincapié.

Para poder “resolver”, primero hay que entender lo que es un cabello rizado y una fácil comparación sería con una “piña”

El cabello posee muchas capas cuticulares y al igual que la piña, si está “seco”, las cutículas se abren dando un aspecto encrespado, sin brillo ni forma, además de propiciar la pérdida de nutrientes; pero si está hidratado su aspecto cambia radicalmente.

Bien, una vez conocemos parte del problema, vamos a por los productos, pero…

No se trata de “poner productos”, sino “que” tipo de productos y como usarlos, pues no todos los productos que pongan “Curl” son adecuados para los cabellos en general.

 

Y tal como solemos hacer con las etiquetas de los productos alimenticios deberemos hacer con los productos capilares y detectar lo que nos es nocivo.

Seguimos con el método:

No recomendado:

– Lavar en demasía.

– Usar productos con sulfatos (detergentes)

– Usar productos con parabenos (conservantes químicos)

– Usar productos con siliconas “malas” (crean una barrera impermeable, impidiendo la respiración y absorción en la siguiente aplicación de cualquier otro producto)

Recomendado:

Lavar con champús sin sulfatos, frotando sólo el cuero cabelludo sin extender al resto del cabello y enjuagar muy bien.

Acondicionar, acondicionar y acondicionar (sin parabenos) utilizando las manos, mechón a mechón, con mimo.

Todos los productos que se utilicen para acondicionar, para tratamientos o para el peinado, deben ser “hidrosolubles” para mantener un alto nivel de hidratación.

Así que ya tenemos las bases para saber qué tipo de productos son los adecuados y no necesariamente deben llevar la palabra “curl” escrita como propaganda.

 

Te proponemos varias líneas para que elijas y, si no sabes cual elegir, estamos cerca de ti para acompañarte en el proceso…ponte en contacto y te asesoramos de forma gratuita.